fbpx

¿Cómo mejorar la alimentación de los niños pequeños?

Una buena nutrición y una dieta equilibrada ayudan a que los niños crezcan saludables. No importa la edad de su hijo, tanto si es un niño pequeño o un adolescente, hay que tomar las medidas necesarias para mejorar su nutrición y formar buenos hábitos alimenticios. Hay algunas estrategias que ayudan a la mejora de la alimentación de los niños;

  • Fijar un horario regular para las comidas en familia.
  • Servir una variedad de alimentos y refrigerios saludables.
  • Dar un buen ejemplo siguiendo una dieta nutritiva.
  • Evitar las peleas por la comida.
  • Involucrar a los niños en el proceso.

Pero sabemos que no es fácil tomar estas medidas. Porque nuestro día a día está cargado de responsabilidades y a veces faltan horas en el día, y las comidas de preparación rápida están siempre a mano. Lo que provoca que la alimentación para los niños acabe siendo poco saludable.

Comidas en familia

La costumbre de comer en familia es agradable tanto para los padres como para los hijos. A los niños les agradan las comidas en familia, y los padres tienen la oportunidad de ponerse al día con sus hijos. Estas son las características de los niños que comparten comida de forma regular con sus padres;

  • Es más probable que coman frutas, vegetales y cereales
  • No toman tantos refrigerios poco saludables

Por otra parte, las comidas familiares ofrecen la oportunidad de darles el buen ejemplo comiendo una dieta saludable, y por lo tanto, la oportunidad de que la alimentación de los niños mejore. Cuando crecen y están en la edad de la adolescencia es posible que les apetezca menos comer en familia. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los adolescentes todavía desean los consejos y la opinión de sus padres, por lo cual la hora de la comida en familia debe usarse como una oportunidad para reconectarse.

Suministrar alimentos saludables

Los niños, en especial los más pequeños, comen sobre todo lo que está disponible en la casa. Por eso, es importante controlar las provisiones: los alimentos que sirve en las comidas y los que tiene a mano para los famosos picoteos.

Algunas sugerencias son;

  • Frutas y verduras en la rutina diaria, tratando de servir un mínimo de cinco porciones diarias. Asegúrese de servir frutas y verduras en todas las comidas.
  • Facilite que el niño elija refrigerios saludables, como son el yogur, los tallos de apio con mantequilla de maní o las galletas integrales con queso.
  • Sirva carnes desgrasadas y otras buenas fuentes de proteína, como el pescado, los huevos y las frutas secas.
  • Compre panes integrales y cereales, para que el niño ingiera más fibra.
  • Recortar el consumo de la grasa, evitando las comidas fritas y cocinando los alimentos en el horno, en la parrilla o al vapor. Elija productos lácteos de bajo contenido graso.
  • Limite las bebidas dulces, como las gaseosas y las bebidas con sabor a fruta. En cambio, sirva agua y leche descremada.

Cómo dar un buen ejemplo

La mejor manera de animar a tener una alimentación a los niños de manera saludable es dando el ejemplo. Los niños imitan a los adultos que ven a diario. Si usted come frutas y verduras, y consume menos alimentos poco nutritivos, estará enviándole el mensaje correcto.

No pelee por la comida

En ocasiones las comidas se convierten en un campo de batalla, ya que los niños no quieran comer la comida que los padres les ponen en el plato o que en ese momento no les apetezca comer. Una buena estrategia es permitir que en la alimentación de los niños tengan ellos cierto control, pero también limitar los tipos de alimentos que tienen en la casa.

Los niños deben decidir si tienen hambre, qué desean comer de los alimentos que les sirven y cuándo se sienten satisfechos. Los padres controlan los alimentos disponibles para los niños, tanto a la hora de la comida como entre las comidas. A continuación, algunas pautas que puede seguir:

  • Establezca un horario para las comidas y los refrigerios. Está bien elegir no comer cuando tanto los padres como los niños saben a qué hora es la siguiente comida o refrigerio.
  • No obligue el niño a comer toda la comida en el plato. Eso les enseña a seguir comiendo, aunque se sientan satisfechos.
  • No soborne o recompense a los niños con la comida. Evite usar el postre como recompensa por haber terminado la comida.
  • No use la comida como demostración de amor. Demuestre su amor abrazando a los niños, dedicándoles un tiempo o elogiándolos.

Involucre a los niños

A casi todos los niños les agrada participar en la selección de los alimentos que se sirven en las comidas. Conversa con ellos sobre las diferentes opciones y la planificación de una comida equilibrada. Algunos niños quizá deseen ayudar en la compra y en la preparación de los alimentos. En el supermercado, enseñe a los niños a leer las etiquetas para que comiencen a aprender sobre los valores nutritivos.

En la cocina, asígnele a su hijo tareas apropiadas para su edad de modo de evitar que se lastime o se sienta abrumado.

Los almuerzos escolares también pueden servir de aprendizaje para los niños. Es más, si puede lograr que ellos comiencen a pensar en lo que van a almorzar, es probable que pueda ayudarlos a hacer cambios positivos.

Otra buena razón para involucrar a los niños es prepararlos de modo que tomen buenas decisiones en lo que respecta a los alimentos que comen. Eso no quiere decir que repentinamente su niño preferirá una ensalada a las papas fritas, pero los hábitos alimenticios que usted le ayude a formar en el presente pueden encaminarlo hacia decisiones más saludables por el resto de su vida.

Deja tu comentario

Translate »
0

Tu carrito